jueves, 22 de noviembre de 2007

La esencia de Dios


Soñé que estaba con mi hermana en un teatro y que estaban llamando al Ingeniero de humos y olores.
- ¿Ingeniero de humos y olores? – dije para mis adentros
- Si – me contestó mi hermana –
- El sabe de todos los olores y humos de este mundo, al igual que el color de todas las cosas – prosiguió la misma
- Bueno, ¿porqué no le preguntamos cual es el olor y el color del humo de Papa Dios? – reiteré inmediatamente

De repente aparecimos o mejor dicho salimos por un pasillo del teatro y llegamos a la casa de mi abuela.
La casa parecía diferente, mi madre y mi abuela estaban en unas sillas mecedoras tejiendo un extraño atuendo. Cuando estaba por decirle algo a mi hermana, mi madre me miró y dijo:
- Dios huele a “Magano”.
- ¿Que es eso? – pregunté
- Magano es una flor morada y sus hojas también lo son. Expide un olor a perfume de hombre muy suave. Por esto Dios emana un humo morado. Esa planta existía en aquel tiempo en la montaña donde Dios hablaba con Moisés. Parece ser que a Dios le gustó tanto el olor y el color de dicha planta que la adoptó como su esencia personal.
- Es por eso que Dios huele a Magano y expide un humo morado. – sentenció sin dudas.

Me desperté al instante dicendo escriban Magano, Magano.

Nada sabiamos de dicha flor y de inmediato comenzamos a investigar. Aún no hemos encontrado nada sobre dicho arbusto en el periodo de Moisés, sin embargo nuestras investigaciones nos llevaron a un descubrimiento interesante:
Existe una planta llamada Nagano y es la que se vé en la foto de arriba. ¿Será esta la esencia de Dios?

¿Tu que opinas?


AMEN